javascriptNotEnabled

Inicio \ Comunidad \ Blogs \

CAMINO A LA PERDICIÓN

   Antes de comenzar a escribir lo que aquí pretendo escribir (aunque ni bien sé todavía lo que…) decir que quedé muy sorprendido de cuanta gente se le ocurrió abrir mi blog. Hasta ahora mismo (mientras escribo) la primera entrada tiene 280 visitas, y sin haber pisado la página de inicio. Muchas más de las que pude imaginar y me temo que muchas más de las que tenga de ahora en adelante. O no, o sí, o todo lo contrario, vaya usted a saber… Pero lo indudable es que muchas de esas visitas son debidas a la novedad del asunto, pura curiosidad oiga… Lo que sí me congratula bastante es que 16 usuarios se han dignado a valorarla con una puntuación total de 3.8 en estrellitas, que me parece más que bien según entiendo yo el índice de valoración y dado el poco valor informativo o educativo de la misma.

   Como digo, todo esto está muy bien y me sorprendió agradablemente, pero lo que me emocionó de verdad es que 5 usuarios se dignaran a comentarla, y para mayor regocijo todos y cada uno de ellos lo hicieron para darme ánimos a seguir escribiendo. Al parecer no les importa que yo no sea amigo de analizar manos, contar mis batallitas o que luzca una humilde estrella BronzeStar y no me maneje habitualmente con nomenclatura poquerística, llenando los párrafos de palabros que sólo entienden los más doctos. Lo que les motivó a animarme con el blog fue al parecer que les resultó simpático, pero he de decir que no creo que todas mis entradas tengan siempre el mismo carácter. Vaya desde aquí y de antemano una disculpa por ello. Sé también que no gustó a todos, pero ninguno de estos hicieron comentario alguno (hasta la fecha) de lo que deduzco que a pesar de todo no les pareció tan mal como para molestarse en escribir; pero sí pincharon una estrella algunos de ellos, por lo cual debió de parecerles horrible o no era lo que esperaban. Sinceramente pensé (antes de que todo esto sucediera) que habría más de los segundos que de los primeros, pero veo (para bien de mi autoestima) que no es así, al menos de momento.

   Así las cosas, quiero agradecer desde aquí a estos cinco lectores que tan amablemente se molestaron en comentar, y avisarles (por si les pasó desapercibido) que cada uno de sus comentarios ha sido contestado por mí en dicha entrada, dándoles un agradecimiento más personalizado a cada uno.

   Y dicho todo esto ahora se supone que he de comenzar a escribir lo que debería ser el tema de esta entrada, pero dado lo larga de la apreciación que en esta he hecho de la primera creo que ya no es necesario escribir demasiado. Más que nada para no aburrir y entretener en demasía al lector con una perorata que de póquer habla menos que una revista de jardinería. Entonces es mejor que vaya pensando en despedirme hasta la próxima, pero no sin antes intentar explicar un poco el título que encabeza estás chorradas que os cuento.

   Si estás leyendo esto sin haber leído mi primera entrada puede ser que andes despistado y te haya pillado de sorpresa un blog que todavía no ha escrito nada de póquer. Ni bueno ni malo, simplemente nada. Pero si leíste la primera entrada y ahora has llegado hasta aquí y pretendes leer entera la segunda es que te gusta “perder” el tiempo, o te picó demasiado la curiosidad, o cualquier otra razón de peso o sin importancia, pero sea cual fuere y tanto si te ha gustado como si no: ¡gracias por leerme!

   Ahora los números cantarán en el contador de visitas y lucirán las estrellas que vosotros queridos lectores (si es que todavía hay alguien por aquí) queráis que luzcan y que debieran de ser de esta manera:
  • 1 estrella: Si la entrada te pareció nefasta, horrible, insípida, insulsa, repelente, estúpida, falta de contenido, fuera de lugar, pura pendejada (esto para mexicanos), una boludez (esto para argentinos) o como se califique lo peor de lo peor en tu lugar de origen.
  • 2 estrellas: Si la consideras mala pero no tanto; nefasta pero poco; un tanto insípida pero algo tiene; insulsa en general pero te hizo reflexionar algo; repelente pero menos; estúpida pero dentro de la media de lo que viene siendo la humanidad; falta de contenido en póquer pero valoras que haya juntado tantas letras aun diciendo estupideces; fuera de lugar… (en este caso no tengo perdón de Dios, mejor marca una estrella).
  • 3 estrellas: Si te ha parecido algo normal, ni bueno ni malo; si aun no teniendo contenido interesante te mereció la pena leer… a saber porque oscura razón, pero sí.
  • 4 estrellas: Si te ha parecido buena; si has aprendido algo interesante (que no lo creo); si te ha hecho sonreír tres o más veces; si te has quedado con ganas de más o has decidido que leerás la próxima.
  • 5 estrellas: Si crees que es buenísima, maravillosa, alucinante, estupenda, increíblemente inteligente, fantástica, inmejorable; pura prosa de calidad suprema; digna del premio Cervantes de las letras, o porqué no, del Nobel de literatura. - Si fuera este el caso sería recomendable que pensaras en cambiar tu medicación y/o de psiquiatra.-
  • 0 estrellas: Si eres tan vago que ni te planteas valorar jamás nada de nada; si no quieres gastar un click de tu ratón (mouse) para evitar acortar su vida operativa; si tienes miedo de sufrir algún traumatismo en el dedo índice de tu mano derecha debido al esfuerzo requerido para tal menester; si eres de los que en las encuestas siempre figura en los que “no sabe, no contesta”.
A los que habéis leído hasta aquí (valoréis o no, comentéis o no) a todos: ¡MUCHAS GRACIAS!   
Accede a tu cuenta o regístrate ahora para publicar tu comentario.
diagnostico
¿Eres nuevo?

Toma el test de evaluación y comienza tu carrera de poker, disfruta!

¿Ya eres miembro? Inicia Sesión aquí
javascriptNotEnabled
Aprende Desde lo básico hasta estrategia avanzada
Practica Mejora tus habilidades con nuestros profesores
¡Gana! Conviértete en un jugador ganador
/Promociones Destacadas/
La Liga La Liga Juega por tu parte de más de 3.000€ cada mes. Ver detalles
The League The League Juega cada mes The League, y toma tu parte de los más de USD$ 35.000 que entregamos cada mes. Ver detalles