javascriptNotEnabled

Inicio \ Comunidad \ Blogs \

CAMINO A LA PERDICIÓN

/Ene./2011

Intellimusic

Por: MELMAVERICK2 @ 19:15 (EST) / 1220 / Comentario ( 17 )
 Cinco sonidos rotundos, graves y sincopados, perfectamente acompañados por una percusión que marca el ritmo con fuerza. De pronto en la pantalla gira rápido el globo terráqueo durante un segundo y aparece brillante el cartel luminoso de Harrahs. Le suceden Binion’s, Circus Circus, Flamingo, Riviera, Flamingo de nuevo, una toma de la fuente del Bellagio, uno de tantos luminosos que lucen la palabra “CASINO” en la ciudad del pecado, la dorada marquesina del Golden Nugget, Queens, New York New York, Stratosphere, Binion’s otra vez, Ballys. Un frenético paseo que nos lleva de la calle Freemont a Las Vegas Strip una y otra vez en tan solo 11 segundos, y la música machacona y rutilante que no cesa se te mete en el cerebro para no salir jamás.

   Acabas de llegar aquí, simplemente te disponías a comenzar a descubrir que es esto del póquer y pulsaste el play del primer video en IntelliPoker y 5 segundos después sientes que vas a comerte Las Vegas. Ya te visualizas entrando en una poker room con esta banda sonora; sentado en una mesa llena de chapitas de plástico más caras que el oro diciendo: “OLÍÍÍÍN”, empujando todo hacia el centro de la mesa, para acto seguido recoger lo que metiste, más lo que los otros incautos metieron también; porque no saben que tú eres el mejor, porque llevas metida la música dentro. Y así, cargado de poder, empiezas tu andadura en este nuevo mundo que se abre ante tus ojos.

   Apenas finaliza el video vuelves a la cruda realidad. A menos que seas un hispanohablante con residencia en el suroeste de los Estados Unidos o en el noroeste de México Las Vegas te pillan muy lejos. Puede que a miles de kilómetros de distancia, e incluso en otro continente. Tomas conciencia de que todo ha sido una estúpida ensoñación. Una fantasía… ¡pero nada está perdido!. De pronto se te ilumina la bombilla de la ilusión recordando que en algún sitio has leído sobre la posibilidad de ganar una entrada, e incluso dinero para gastos y viaje por módicos precios. Satélites (crees recordar). Un tal Moneymaker hizo eso. ¡Arreglado! De eso se trata… Ahora sólo hay que ver cómo va esto del poker, o póquer, o póker, o cómo diablos sea que se escriba. Y te pones a ello.

   Vas viendo los videos uno tras otro, leyendo los artículos. Al principio todo bien, nada que no fuera de esperar: pareja, dobles parejas, full, trío y todo eso… pero más tarde… más tarde ¿ouds, odds, implícitas, cálculos? ¡Madre mía! Esto ya no es exactamente lo que me esperaba. Luego, posición en la mesa. ¿Pero de qué posición hablan?; ¿no se juega sentado?. Y entre video y video, lección y lección buscas en blogs y foros algo que arroje luz sobre todo esto que empieza a complicar el asunto, y te encuentras con cientos de miles de aportaciones de individuos que lejos de aclararte las cosas te las complican mucho más con palabros tales como: limper, second barrel, 3bet, etc… en una retahíla interminable de términos en inglish, espanish y espaninglish de la que no entiendes ni papa, pues aun estás asumiendo conceptos como: cutoff, big blind, under the gun y la madre que los parió. 

   Aun con semejante sorpresa no te desanimas, pues de tanto en tanto juegas, y aun siendo consciente de que lo que es dominar el juego no lo dominas, a veces ganas. Y no estás en Las Vegas, ni en el Commerce Casino de Los Ángeles, ni en Montecarlo, ni siquiera en el humilde casino de tu ciudad, porque estás en tu casa, pero te vale. Te das por satisfecho cuando la diosa Fortuna quiere que hoy seas tú el triunfador, haciéndote ganar incluso manos que la probabilidad dice que deberías perder. Pero eso tú aun no lo sabes, porque aun no has comprendido bien todo eso de los outs, odds y toda la parafernalia que hay que dominar para ser un buen jugador. No obstante dentro de ti, triunfo tras triunfo, va creciendo tu ego de jugador alimentado por las manos de la suerte. Sientes que puedes ganar a cualquiera. Sientes que eres bueno y punto.

   Pero la diosa Fortuna no estará siempre de tu lado. Más pronto que tarde te dejará tirado. No en vano se la conoce como la diosa más caprichosa del Olimpo. Y en ese momento dejas de ganar esas manos que nunca debieras haber ganado. Incluso pierdes en aquellas que se supone deberías ganar. Entonces una idea irracional inunda tu cerebro: ¡me están haciendo trampas!. Comienzas a sospechar que otros pueden ver tus cartas. Eres demasiado bueno como para perder tan seguido. Ves jugadas que se te antojan imposibles. Pero sigues y sigues jugando, y si las cosas no cambian tus sospechas se ciernen incluso sobre la sala. Googleas (toma verbo en espaninglish) para investigar el asunto. Indagas aquí y allá buscando posibles fraudes. Buscas desesperadamente a otros que como a ti les hayan engañado, estafado, robado, con la contradictoria esperanza de descubrir que es eso lo que te hace perder; porque soy bueno, he leído lo suficiente para ganar y llevo la música dentro.

   Encuentras argumentos a favor y en contra de la honestidad de las salas. Y es aquí (si no eres demasiado irracional) donde te das cuenta de que hay una cadena graciosamente lógica: los que sospechan o acusan de fraude son lógicamente perdedores, pero lo son porque en realidad no son lo suficientemente buenos jugadores como para ser ganadores, sólo que no se dan cuenta. Creen que lo son o que juegan correctamente sólo porque algunas manos no les salen como supuestamente debería, y/o porque la suerte les tiene dejados de lado, pero en sus argumentos se vislumbra claramente que sus conocimientos del juego son bastante limitados. Aquí si la irracionalidad no ha cegado tu cerebro te das cuenta de tu cruda realidad; puede ser que lleves la música dentro, pero te falta la letra. Tienes la ilusión y las ganas, pues el póquer ya se te metió en las venas, pero no tienes los conocimientos suficientes.

   Vuelves con más humildad que al principio a los videos, a los artículos. Dispuesto a leer todo aquello que de póquer caiga en tus manos. Sientes de nuevo la música pero no te dejas cejar por las luces de neón. Eres más consciente de que este bonito mundo del póquer es muy difícil, lo que en realidad lo hace más bello si cabe. Ahora tienes presente que esto es un camino a largo plazo, con una pequeñísima posibilidad de poder repetir lo que el tal Moneymaker hizo allá por el año 2003. Quizá a la diosa Fortuna le hizo gracia su apellido.

   Puede que yo nunca vaya a Las Vegas; puede que nunca juegue siquiera en un buen torneo local, o en mesas de altísimo nivel; puede que nunca salga del saloncito de mi casa, pero bueno o malo soy jugador de póquer, con las dos premisas que creo que debieran de tener todos los jugadores de póquer del mundo que se precien: intentar ser mejor cada día, y nunca meter en el centro de la mesa nada que no estemos dispuestos a perder.      
 
   http://www.youtube.com/watch?v=2Bpr0PsqvgA   Theme from IntelliPoker by Michael Hass
 
Nota: Soy consciente que lo descrito aquí no es el sentir de todos. Cada uno habrá vivido sus comienzos de una manera. Algunos están en ello y otros aun están por llegar. Pero pienso que lo relatado nos ha sucedido a muchos o puede suceder. Quizá esté equivocado, o quizá no. ¿Quién sabe?.
Accede a tu cuenta o regístrate ahora para publicar tu comentario.
diagnostico
¿Eres nuevo?

Toma el test de evaluación y comienza tu carrera de poker, disfruta!

¿Ya eres miembro? Inicia Sesión aquí
javascriptNotEnabled
Aprende Desde lo básico hasta estrategia avanzada
Practica Mejora tus habilidades con nuestros profesores
¡Gana! Conviértete en un jugador ganador
/Promociones Destacadas/
Tutorial de Poker Tutorial de Poker Si no conoces o recuerdas las bases, en 5 minutos lo harás con nuestro Tutorial. Ver detalles
/POPULAR/
1er dia del reto Bueno despues d ela jornada de hoy, dejo mi gráfica con los torneos ju ...
Más...