javascriptNotEnabled

Inicio / Cursos / FLHE /

Juego Postflop

FLHE avanzado: Manos hechas

Manos hechas

Si uno cree que tiene una buena mano antes del flop y al mismo tiempo cree que su(s) adversarios tienen manos peores, entonces debería perseguir dos objetivos:

  1. aprovechar la mano al máximo.
  2. proteger su mano de los proyectos.

Para comenzar es necesario valorar la fortaleza y la vulnerabilidad de nuestra propia mano. Una mano como «mejor pareja, mejor kicker» puede manifestarse con diferentes grados de fortaleza. La mejor pareja en un flop es claramente más valiosa que una con en un flop . Aquí también se debe considerar que la fortaleza de nuestra mano estará también influida en gran medida por la estructura de la mesa. Normalmente una mano como será superada más difícilmente en un flop con que en un flop con . Pese a que en ambos casos tenemos mejor pareja mejor kicker, la mano del primer caso es bastante más valiosa que la segunda.

En este punto ya ha quedado claro que para el juego de determinadas manos es casi imposible dar consejos generales y que sean válidos en toda circunstancia. Por lo tanto, aquí se puede aplicar la expresión más utilizada en el poker: depende.
Por ejemplo, se debe tener en cuenta el número de contrincantes. Supongamos que nos encontramos en una guerra de ciegas, es decir, estamos cara a cara únicamente contra un adversario en las ciegas. Esto incrementa notablemente el valor de las parejas menores e, incluso, de un as alto. Normalmente estas manos son bastante flojas en los botes jugados contra muchos adversarios y son con muy poca frecuencia la mejor mano en el showdown.

Juego contra muchos jugadores o multiway

Cuando el bote es grande y creemos que tenemos la mejor mano, por lo general, deseamos expulsar de la mano al mayor número de jugadores. Y en caso de que no lo consigamos, al menos tendremos que intentar hacer que la siguiente carta sea tan cara como para que los proyectos débiles de nuestros adversarios sean incapaces de igualar de forma provechosa y cometan un error si se mantienen en la mano. Este objetivo lo podemos alcanzar en la mayor parte de los casos mediante un juego agresivo, es decir, mediante apuestas y subidas tan pronto tengamos la oportunidad para ello. Pero hay algunas excepciones dependiendo de nuestra posición.

  • Dos ejemplos:
    • Tenemos en la ciega grande y un jugador en posición intermedia y la ciega pequeña igualan. El flop nos trae la mejor pareja con un kicker débil. La ciega pequeña pasa y nosotros podemos apostar o pasar. Si ahora creemos que tenemos la mejor mano, deberíamos apostar. Si el jugador en la posición intermedia tiene por ejemplo un proyecto de escalera interna con , cometería un error al igualar nuestra apuesta. En este caso podemos proteger nuestra mano con una simple apuesta.
    • La cosa se pone más difícil si queremos protegernos contra la misma mano cuando el bote ya es más grande: dos jugadores en posición intermedia igualan y lo mismo haceel cut-off; el botón sube y nosotros igualamos en la ciega grande con . En el mismo flop de obtenemos un set. Si simplemente apostamos el flop, habrá 10,5 pequeñas apuestas en el bote y si el jugador en posición intermedia vuelve a tener un proyecto de escalera interna, puede igualar de forma provechosa con sus cuatro outs. Por lo tanto, una simple apuesta no protegerá nuestra mano. Una posibilidad de proteger nuestro set contra un proyecto de escalera interna es aprovechar nuestra buena posición relativa respecto del jugador que ha subido antes del flop. Existe la probabilidad de que el botón apueste si los jugadores que quedan hasta él pasan. A continuación será nuestro turno y podremos subir esta apuesta y confrontar con ello al resto de los jugadores con dos apuestas. Ya no es posible seguir igualando de forma provechosa con un proyecto de escalera interna.

Aquí también queda claro que no siempre se puede proteger una mano contra un proyecto en el flop. Esto se aplica especialmente en el caso de grandes botes y cuando se juega contra proyectos fuertes. Como regla general, se puede decir que si uno tiene manos hechas, se debe apostar o subir para proteger la mano, especialmente en el caso de grandes botes. En caso contrario, uno se debería retirar. Igualar con manos hechas es rara vez la mejor opción.

Contra pocos adversarios (dos o tres jugadores en el flop)

Cuando se juega ante un número reducido de adversarios, también desciende la necesidad de proteger nuestra mano hecha, ya que un número menor adversarios tienen en promedio menos outs contra nosotros. Asimismo, también aumenta la probabilidad de que en el showdown ganen manos flojas, como parejas aisladas, y de que al mismo tiempo nuestros adversarios estén más dispuestos a llevar sus manos más flojas hasta el showdown en botes con pocos jugadores. De esto se deduce que contra pocos adversarios vale la pena acumular un gran bote. Por ejemplo, en el flop se puede igualar con una mano fuerte, como una pareja alta, para luego subir en el turn.

  • Cuando defendemos nuestra ciega grande de un intento de robo por parte del botón con y luego en el flop ligamos la mejor pareja, puede ser conveniente igualar una apuesta de continuación del botón, con el plan en mente de realizar un check raise en el turn.
  • Otra situación en la que puede ser ventajoso dejar la agresión para el turn, se produce cuando, por ejemplo, subimos en posición retrasada con y sólo iguala un jugador, que está ubicado en una de las ciegas, quien a continuación apuesta contra nosotros a un as alto en el flop. Si creemos que nuestro adversario tiene aquí frecuentemente un as con un kicker más flojo, con el que constantemente sigue hasta el showdown, sólo podremos igualar su apuesta del flop y luego subir la apuesta que esperamos que haga en el turn.

El peligro en ambos ejemplos es, por supuesto, que nuestro adversario tenga una buena mano, como doble pareja o un trío, que luego nos vuelva a subir en el turn, y que posteriormente nos encontremos ante la difícil elección de retirarnos con una buena mano (en un bote que ha subido gracias a nuestro check raise o a su resubida) o de tener que pagar dos nuevas apuestas para el showdown.

Sin embargo, esto no debe significar que normalmente tengamos que dar cartas gratis contra uno o dos adversarios. Tan pronto como creamos que la mano del adversario contiene muchos proyectos, deberemos intentar siempre que esos proyectos salgan lo más caro posible.

No obstante, usar esta forma de jugar no es lo más adecuado cada vez que se tenga una mano del tipo mejor pareja mejor kicker. Esto es así porque siempre que uno juega el mismo tipo de juego con el mismo tipo de cartas, se hace previsible para el resto de los adversarios que son observadores.

Digresión 1

En general, es importante no ser un jugador previsible. Por ahora supondremos que nuestros adversarios en la zona avanzada son en promedio cada vez mejores. Y una facultad que caracteriza a los adversarios de mejor nivel es precisamente que observan atentamente a sus contrincantes. Por lo tanto, si siempre subiéramos o hiciéramos check raise en el turn cuando tenemos tríos o doble pareja, pocas veces lograríamos que esos adversarios paguen. Sin embargo, si saben que en el turn también subimos con manos medianas y algunos proyectos, entonces les resultará bastante más difícil jugar correctamente contra nosotros.

Si tenemos una mano media y nuestro adversario se vuelve activo repentinamente, y sube o hace check raise, entonces por lo general tendremos que enfrentarnos ante decisiones difíciles. El problema es que, en general, ya no podremos intuir si estamos jugando contra una mano muy fuerte, pues aquí muchos adversarios de mejor nivel están jugando (acertadamente) manos de diferente fortaleza de forma agresiva. Por lo tanto, aquí no es posible deducir ninguna regla general que nos ofrezca la estrategia más rentable. Siempre depende. En general se debería igualar con más frecuencia hasta el showdown cuando está jugando contra adversarios agresivos que cuando se juega contra jugadores muy pasivos. 

Las odds del bote también ayudan:

  • En una situación típica en una mesa FL 2/4 tenemos en el botón. Abrimos con una subida y la ciega grande iguala. En el bote hay 9$. El flop viene como y nos da la mejor pareja. Apostamos y la ciega grande iguala. En el turn aparece la . Apostamos otra vez después de que la ciega grande ha vuelto a pasar. Ahora hay 17$ en el bote. Ahora la ciega grande nos hace un check raise, lo que hace subir el bote hasta 25$. En esta situación podemos suponer que ciega grande también apostará al river, cuando igualemos su check raise en el turn. Por lo tanto, tendríamos que apostar 8$ para ver un showdown en el bote, que en el river ya tendrá 36$ (9 antes del flop + 4 en el flop + 16 en el turn + 8 en el river). Nuestras pot odds están en 37:8, es decir, algo peor que 4:1, y nuestra mano tendría que ganar en aproximadamente un 20% de los showdowns para que la igualada hasta el showdown sea rentable.

Dependerá decisivamente del adversario, si en la situación descrita estamos por delante en el 20% de los casos. Aquí también deberíamos dejar constancia de que pocas veces se da el caso en el que igualamos una subida en el turn con una mano hecha y después nos retiramos contra una apuesta del river. Por regla general, si igualamos en el turn, también nos comprometemos a igualar otra apuesta en el river.

Cuando un jugador sube o hace check raise contra uno o más adversarios, habría que repensar regularmente las probabilidades de victoria con manos de mediana fortaleza. Si un adversario muestra tal fortaleza, es un signo de que tiene una mano buena y rara vez será un (semi) farol.

Digresión 2

En general, sólo es válido que uno debería retirar una mano hecha en la apuesta del river contra un único adversario en contadas ocasiones. Una igualada en el river nos cuesta una sola apuesta normalmente, mientras que si desperdiciamos la mejor mano, nos cuesta el bote entero. Esto no significa que siempre saquemos partido de cada adversario. Sin embargo, las pot odds en el river son frecuentemente mejores que nuestra probabilidad de ganar, de forma que muchas igualadas que parecen sin sentido, resultan rentables.


En resumen, aquí queda claro que normalmente deberíamos jugar nuestras manos hechas de forma agresiva, es decir, deberíamos apostar y subir. De esta manera podremos alcanzar mejor los objetivos mencionados al inicio. Sin embargo, si una mano se desarrolla de forma completamente distinta a lo planeado, no estaría de más engranar una marcha más corta y comenzar a jugar más lento.
FLHE avanzado: Adaptaciones

Si tenemos un proyecto como una OESD o un proyecto de color, podemos decidirnos a jugarlos de forma agresiva...

Ir a la próxima lección
diagnostico
¿Eres nuevo?

Toma el test de evaluación y comienza tu carrera de poker, disfruta!

¿Ya eres miembro? Inicia Sesión aquí
javascriptNotEnabled
Aprende Desde lo básico hasta estrategia avanzada
Practica Mejora tus habilidades con nuestros profesores
¡Gana! Conviértete en un jugador ganador
/EMPIEZA A JUGAR YA/
The League Bienvenido a The League, la mayor y más competitiva contienda de poker...
The League - Juega Gratis y Gana
Más...